Archivos Mensuales: marzo 2011

Muchas gracias, PlanetaWow

Otra despedida anunciada, y es que como se suele decir, siempre se van los mejores.

PlanetaWow, la excelente plataforma de comunidad wowera, llega a su fin. Tras el apagón de Trastos de Guerra. PlanetaWoW siguió dando apoyo y soporte a centenares (no exagero) de blogs personales de todo aquel que quisiera exponer sus vivencias en el juego y no le pagasen para ello.

Muchos, muchísimos se han hecho conocidos por estos lares y muchos otros han estrechado lazos, como comenta Macnabook en el último Podcast de WowSfera. De hecho muchas hermandades se han visto reforzadas gracias a estos contactos, e incluso muchos han llegado a la vida real, formándose grandes amistades, no solo juntándonos enfundando nuestros avatares digitales.

¿Es o no un grandísimo logro eso?

Por eso, estoy seguro que más de uno y de dos podrá dar las gracias, y yo las canalizo desde aquí, a esos Tres Tristes Tauren que montaron todo el tinglado y se lo han currado hasta límites acojonantes. Una vez más gracias a Maldini, Tikitakaa y Patapun por todo el trabajo realizado y la escuela que han ido creando :). Poca gente da tanto valor al jugador frente a las visitas y encima se lo agradecen.

¿Y ahora qué? (entonar con voz de npc no-muerto).

Pues ahora todos los hospedados deberán buscar un nuevo sitio, pero todo será bastante sencillo puesto que la “portabilidad” será bastante fácil si seguimos los pasos indicados. PlanetaWow funciona bajo el sistema de WordPress 3 (creo recordar) por lo tanto no debería ser problema el cambio.

Obviamente las direcciones cambiarán, y los blogrolls de la gente van a cambiar. Mismamente el de aquí (abajo derecha) supondrá un jaleo importante, ya que puede que sea de los más antiguos… Así que os animo a que si habéis tenido cambios, lo comentéis aquí para poder actualizar correctamente, quitando los que estén en desuso o hayan mutado, así como los de nueva aparición o alguno que se me haya podido escapar, que solo tengo 3 ojos.

El “meme” Yonkisombrero

Andaba yo estos días de tranquilidad mental y sosiego cuando mirando el panorama actual blogueril ví un post interesante en Yonki de las Sombras, dond el colega formulaba 3 preguntas. Muchos otros han contestado ya, aportando su granito (o pedrusco) de arena.

El panorama actual de WoW parece haber cambiado bastante, haciendo juego con el propio juego. Muchos jugadores han dejado de jugar por X motivo, y otros tantos siguen quejándose de Y cosas. Yo hoy por hoy me entretengo y me lo paso bien con los colegas, y aunque nuestra pequeña <HeroQuest> no va a hacer firsts kills, ahí andamos como podemos tranquilamente, picoteando por Bastión y Descenso.

Mucha gente lo achaca a la vaguería de Blizzard desde la salida de la expansión, a la hartura general con tanto Pronto ® y mucha culpa de ello lo tiene el haber postpuesto el “gran” contenido que tenían preparado para el 4.1 al 4.2, ofreciendo en su lugar un remozamiento de unas bandas clásicas con loteo que ayudará a afrontar mejor las raids, principal escollo de esta expansión en la que hay que currarse las cosas y ha supuesto la muerte de tanto jugador, guild y jugadores Lichkingeros.

Sin enrollarme más pasaré a responder las 3 preguntas:

1. Si pudieras viajar atrás en el tiempo, hasta el día en el que compraste el WoW, ¿lo volverías a hacer?

Sí, y lo haría una y mil veces. No solamente por los momentos que me entretiene y hace que vuele mi imaginación rolera (esas tardes de fin de semana con hojas y dados creo que no volverán T_T), sino porque a través de este juego he conocido peña real (de carne y hueso, creo) majísima, y también mierdas humanas de campeonato. Cabe destacar que mi pareja (Adae) y yo nos conocimos a través de esto, y es un handicap importante, queramos o no será un recuerdo gracioso esa tarde en Tuercespina. Como todo novatazo, empecé siendo ali (uoh, los buenos, los guapos), en concreto un paladín humano mostachudo, y es simplemente oir la música del bosque de Elwynn y automáticamente me pega un flashazo en la cabeza recordando esos días de flipar en colorines e ir descubriendo todo el juego, ser un n00b y no tener mas de 40 platas en el bolsillo a nivel 50.

2. Si todavía eres un jugador activo, ¿cuándo planeas dejar de jugar?

Pues ni idea, la verdad. Ahora por suerte o desgracia tengo un horario que me permite cierta rutina de conexión, pero desde que empecé allá por el 2007, he podido compaginarlo con trabajos y demás perfectamente. Puedo decir sin equivocarme que desde que empecé a jugar no he congelado cuenta nunca. Es un juego que no me aburre, y si algún aspecto me cansa o no me atrae, se puede hacer siempre otra cosa. Desde un nuevo alter, farmear tonterías, o visitar a gente en otros servidores.

3. Si todos los servidores de WoW desaparecieran hoy permanentemente, ¿cuál sería tu reacción?

Me colgaría de un pino. No, es broma. De un sauce, los pinos queman el humus del suelo, sus hojas son muy ácidas XD. Si cerrasen los servidores habría sucidios masivos y una cola del paro de chinofarmers que ríete tú de las del INEM.

Si de repente chapasen los servidores, pues aparte que perdería una afición que llevo teniendo desde hará unos 4 años, pues me quedaría un poco con el culo torcido y tendría mas tiempo para otras cosas u otros hobbies. Y este blog lo podría actualizar poniendo fotos de mi culo con pegatinas Stick Stack haciendo fotonovelas.

Hasta siempre, amigo mío

No es la entrada habitual que muchos esperan en un blog como éste, pero algo así creo que merece la pena, y es que ayer noche (o hoy de madrugada, según se mire) murió mi perro. Ese animal que me ha acompañado por más de media vida.

Skar era un mestizo (o chuchín como los llamo yo),  de madre Podenco (o eso decían, que ya ni me acuerdo) que me conquistó por su mirada “de muchos ojos” cuando de pequeño fuimos a una tienda a “ver perros”. Irónicamente fue el fruto tras el chasco de un juego de “amigo invisible” en mi colegio, en el que un compañero me regaló un hamster. Mi madre tiene pánico a los roedores y al final acabamos teniendo perro por no tener un ratón. Verídico. Desde entonces miles de peripecias y movidas vividas. Algunas enfermedades, malas rachas, incluso el ataque de un huargo (llamado así a un perro de mi barrio que era mitad perro gigante mitad monstruo), o las 2 veces que se perdió y volvió a casa solo. Estuvo en muchos sitios, casas y lugares, y como siempre decía mi tío, era “el perro de la familia”. Y eso que no ha sido el único que se ha tenido en mi familia (en la mas cercana sí).

En la nevada de principios de 2010

Su nombre proviene de forma escrita diferente, al tío (el mejor personaje de la peli para mí) de Simba en El Rey León, el nombre se lo puso mi madre ya que por aquel entonces estaba aún muy reciente la peli de Disney (creo que era del 93, y nació en el 94). Nunca se dejó poner ropas ni polladas de esas para perros. El collar y da gracias. Ni jerseys ni nada, incluso en días lluviosos o en el pueblo que incluso en verano hay que dormir con manta. Ni en plena nieve se quejaba. Realmente para lo canijo que era y su media de 10 kilos, era un perro durísimo.

Majete como pocos y demasiado buenazo (un poco mas de mala hostia no le habría venido mal a veces), fue un excelente animal todoterreno. Además de su olor característico, a diferencia de otros perros que son inaguantables en cuanto están un pelín sucios, este era conocido por sser muy similar al de los “Fritos”, ese snak de Matutano. Desde hace unos 2 años el veterinario de toda la vida, al cual pude agradecer de una vez por todas las veces que le ha curado y ayudado, le detectó un soplo grande en el corazón, lo cual me recomendó no darle muchos esfuerzos ya que pese a que seguía tirando adelante como un buey, lógicamente los años no pasan en balde, y por aquel entonces databa ya unos 13-14, edad bastante alta para un perro.

Esperando a entrar en casa tras una meadita

Pero anoche decidió irse tan tranquilamente como había vivido. Y a la edad de 16 años y 4 meses, su corazón dejó de latir, tras unos pocos días en los que le costaba andar y bajar a la calle. Nadie se lo esperaba, porque ya desde unos años, cada vez que hacía bastante frío en invierno o mucho calor en verano, se resentía, por lo cual le mirábamos preocupados pero sin saber que iba a ser así de rápido. Y en el fondo podemos dar gracias que ha sido así. Ya había pensado muchas veces cómo sería el final y me aterraba tener que llevarle al fatídico pinchazo que le esperan a muchos en sus últimos momentos. Ha tenido los cojones de aguantar hasta el final, y morir en su cama. Como ha dicho su veterinario, “ya querrían muchos tener un final así”.

Al escribir esto he dormido apenas unas horas a trompicones en estos 2 días, y es que es como si me hubieran arrancado un trozo insustituíble, y aparte que se nota que falta algo en casa, es irremediable pasar por su “esquina” y ver que no está ni hay algún juguete suyo tirado por el suelo. Aparte de la ingente cantidad de fotos y algún vídeo que quedan suyos, he lavado un peluche que tenía y me lo guardaré. Soy así de moñas. A mis 28 años, tras 16 y pico con un compañero así, esto se nota quizá demasiado.

Incluso en este mundillo que nos ocupa tantos ratos, tenía su pequeño homenaje con la mascota de mi cazador, siendo un lobo de pradera canela, y como curiosidad, el único modelo que al clicarlo ladra. También como dato curioso, en el mural que se hizo del aniversario de World of Warcraft en el que había que mandar fotos con el escudo de tu facción, Skar fue la primera mascota que salió, incluso en “destacados” cuando empezaron a llegar. Tras él, la gente empezó a mandar fotos de sus animalillos también para adornar el enorme mosaico.

Muchos años, muchas vivencias y muchos sentimientos aflorados, y por qué no reconocerlo, he llorado como una niña, desde el momento que le ví tumbado con la cabeza ladeada, hasta colocarlo como si estuviese dormido; como el que coloca un peluche, y por la mañana tras llamar a mi buen veterinario y recomendarme qué hacer en estos casos. Me importa una mierda reconocerlo. Y es que duele horrores. Junto a mi hermano lo hemos llevado (que encima ha llamado e ido tarde a trabajar, para poder estar), tapado con su mantita y envuelto estilo cuna con su propia cama-nido. Así, descansadito y tranquilo por fin, se fue.

No quiero ni querré mas animales, porque aparte que ninguno será como él, y personalmente no quiero volver a pasar por este trago de perder un trozo de todo lo que he vivido, aunque por sea un animal y no una persona todo este drama. Sep, soy así de tonto. Incluso escribiendo esto se me empaña un poco la vista, pero quiero hacerlo. Se lo merece.

Como me ha dicho un amigo que lo conocía bien, “fue un gran perro”, y lo seguirá siendo. Seguramente no el mejor del mundo, pero sí un cacho de pan como pocos. Majete, todoterreno y apacible. Cómo te voy a echar de menos, mamonazo; cómo te lo has currado. No creo en tonteces, pero allá donde estés, que sepas que aquí tienes tu hueco para siempre.

The Quest Portable

De manos de Macnabook y mías (Captain Obvious), presentamos vía WowSfera The Quest Portable, la manera más sencilla de llevarte los cómics semanales de TQ allá donde quieras. Por si quieres verlo en la calle con los colegas o leerlo tras un tiempo mientras montas en los coches de choque.

Hasta la fecha vamos por la 3ª temporada, pero disponible para tus eBook, iPhone y demás chupiaparatos están las 2 primeras. Con alguna correcciones y limpieza de relleno, tenemos disponible ya las 2 primeras para uso y disfrute.

Esperamos que guste esta nueva aplicación y bueno, aquí os dejamos la promo:

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 30 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: